22 diciembre, 2009

¿Dónde está Pacheco?



Cuenta una leyenda caraqueña del siglo XX, que Pacheco era un habitante del poblado de Galipán (en el Ávila, norte de Caracas) y todas las mañanas éste legendario personaje descendía desde su casa cargado de flores y hortalizas para venderlas en el Mercado de las Flores* situado en la esquina de San Luís (parroquia San José). La conseja dice que un 1º de diciembre, el hombre desapareció junto con su mula en medio de una gruesa neblina y no se supo más de él...
Los caraqueños en medio de la bruma que caía sobre la ciudad, empezaron a preguntarse por Pacheco en vista de su ausencia y decían: si aquí está así de frío ¿cómo estará Pacheco?
Desde ese día denominamos Pacheco al frío, haciendo homenaje a esta leyenda que forma parte de nuestro folklore y jerga cotidiana.

La situación climática de la capital ha variado mucho; nos ha tocado nuestra cuota de recalentamiento global. Ahora no desciende la tenperatura como para arroparse, ni sopla la "suave brisa navideña", ni viene la neblina de Galipán.
No sé cómo Pacheco traspasó las fronteras de Venezuela y llegó a la Real Academia Española. La edición vigésima segunda del DRAE, incluye el término y lo define como "frío intenso". La leyenda tiene otras variantes, pero ésta es la que yo me sé.
*Este popular mercado desaparecerá, de concretarse el proyecto de la Alcaldía para construír un terminal de buses.


Caracas, diciembre 2009
Ilustración: Weil

07 noviembre, 2009

Cae el telón


El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma. Arthur Miller.
No sé por qué, todavía me queda capacidad de asombro al enterarme de las noticias de nuestro país...Se decretó la Misión Cultura, o sea: ¡vuelvan mierda lo que queda de cultura en el país!

Desde Eurípides, pasando en vuelo rasante por Lope de Vega, Pirandello, Brecht, Pinter y Cabrujas, nos damos cuenta que el teatro siempre ha sido una actividad contestataria. El buen teatro entretiene, pero en su trasfondo difunde ideas, pone a pensar al espectador; a cuestionarse su vida o la sociedad en que vive. Por eso cuando es necesario silenciar las ideas, las palabras, el teatro siempre ha estado en la mira. Claro, no nos referimos al teatro de medio-pelo, donde no hay un texto significativo, donde abunda la mediocridad, chabacanería -mucha "morcilla" seudo graciosa- y mal gusto, pero que atrae a un público nada selectivo.

Sería muy largo para esta crónica hablar detalladamente de Juana Sujo, Alberto de Paz y Mateos, Juan Carlos Genet y Carlos Jiménez venidos de otras tierras a formar profesionales y arraigar el gusto por un teatro de calidad; ni enumerar a nuestros teatreros: Rajatabla, Theja, Alberto de Paz, entre otros, que han dado la batalla trabajado con ahínco –es decir contra viento y marea- para formar un reducido público asiduo y mantener funcionando algunas salas. Como los Venezolanos no somos gente de teatro, los grupos han tenido que recurrir al subsidio gubernamental para poner en escena sus obras. ¡La cultura cuesta!, es un bien de consumo necesario para el humano, pero no crematístico.
Mucho ayudo a modificar nuestra conducta en eso de ir al teatro, el estupendo Festival internacional de teatro de Caracas, que el desaparecido Carlos Jiménez emprendió (1980) con el auspicio del ahora caído en desgracia, Ateneo de Caracas. El público venezolano se abrió al teatro y ahora existe una población proclive al espectáculo.

El actual acoso tiene ya varios años, desde que el anterior Ministro de Cultura consideró a los teatreros como “grupos conflictivos”; entiéndase no plegados a el proceso. En el interior de la república la situación es mucho más crítica, con cierre de locales si es que no se han derrumbado por la desidia. Ahora la Misión cultura llega para recordarnos que cultura es lo que el gobierno determina como tal y que: “no financiará a colectivos individuales cuyas conductas perniciosa, afecten la estabilidad psicológica y emocional colectiva de la población, haciendo uso de un lenguaje ofensivo, descalificando, mintiendo y manipulando a través de campañas mediáticas dispuesta para tales fines". (Sic)

Esta declaración tan desvergonzadas y muy laxa (cualquier cosa que menoscabe los intereses de la revolución podrá ser considerada “de conducta perniciosa”), corresponde a nuestro flamante Ministro del poder popular para la Cultura. Con tal fin, elaboró una nueva lista que incluye a los “sediciosos”: Skena, Grupo Actoral 80 y Teatro del duende. El alcance de la medida no quedará allí –por ahora- por extensión interpretativa de la mentada disposición, podrá recaer en el Cine (ya funciona La villa del cine, al mejor modelo de la Cinecitta de Mussolini) y las otras artes escénicas: Danza y Ballet. Se imaginan ustedes copiar esas obras tan decadentes como las que montaban los chinos cuando el vendaval de la revolución cultural: loas a Mao, marchas, tanques en escena, todas las chinitas de las guardias rojas, uniformaditas ellas... En la mise en scène a la criolla, las loas se cantarán al héroe epónimo del Museo militar y los guardias rojos, serán sustituidos por los sicofantes del grupo La Piedrita, con una impresionante escenografía de motos y todo en escena.
Mas temprano que tarde, le tocará su cuota de realismo socialista a las Artes plásticas, la Literatura y a todo aquello que contraviniendo el pensamiento revolucionario bolivariano signifique individualismo creativo.

A los que amamos las tablas, nos corresponde apoyar la labor de estos grupos marginados de la bonanza gubernamental. Por fortuna todavía quedan salas independientes, que con esfuerzo mantienen una actividad estable. Revise la cartelera antes de escoger qué ver; fíjese bien cuál es el grupo y en que sitio se presenta; no le haga la claque a los grupos teatrales gobierneros, ni caiga en el señuelo del espectáculo gratuito.

No me queda más que hacer mutis por el foro…


Caracas, noviembre 2009

26 octubre, 2009

Baño de totuma



Para aquellos que son de otros lares, una breve explicación de lo que es una totuma. Esta proviene del fruto de un arbusto llamado Tapara o Taparo (Crescentia cujete). Después que al fruto se le saca la pulpa, la dura cáscara restante se pone a secar. Se quema y se obtiene la totuma, que consiste en un cuenco (puede ser de varios tamaños), liviano y resistente de uso común por parte de nuestros indígenas: bien como recipiente para comida, para servir (cuando la tapara es pequeña funge de cucharón) o para trasegar el agua y bañarse. También se hacen maracas, que son utilizadas por los indios en sus rituales; por otra parte los artesanos decoran las taparas bellamente.
De ahora en adelante, en los albores del tecnológico siglo XXI, en Venezuela será de uso obligatorio usar la tapara para el baño, gracias a la “sabia” recomendación del amado lider. ¡Bañarse bien enjabonao y con suficiente agua, son resabios higiénicos imperialistas! Nosotros a lo autóctono: la totuma. Francamente consideo que no hay nada mas reconfortante y revitalizador que un buen duchaso de agua fría al levantarse; empero ahora darse el proverbial baño de loco matutino será considerado un lujo oligárquico y contrarevolucionario.

Pues así es. El máximo jefe revolucionario, exhorta al ”soberano” racionar luz y agua. ¿Y por qué? sencillamente porque no salimos de un apagón y de un escasez de agua. Lo más fácil para el “proceso” es transferir el daño a los usuarios de los servicios. Por supuesto, según el caudillo los principales causantes de la ausencia de agua son las piscinas de los escuálidos oligarcas, el mantenimiento del césped de los campos de golf y pare usted de achacar males ajenos. Pero la culpabilizadora perorata presidencial no se quedó allí: también alcanzó a los centros comerciales que consumen mucha energía: luz y aire acondicionado y al alumbrado público, donde lo hay.

La cuestión no es tan sencilla ni ha de solventarse así de fácil, con un baño de totuma de dos minutos (cronometrados por el mandatario). Los jerarcas de la revolución, en vez de abocarse a mantener y ampliar el sistema eléctrico nacional: centrales hidroeléctricas, alternadores, cableados, estaciones, etc., en los diez años que va de revolución se ocupan de hacer proselitismo político –especialmente en el exterior- y olvidan atender los asuntos internos básicos y prioritarios: electricidad, acueductos, salud, seguridad, vialidad, entre otras menudencias. La alharaca de la Misión Revolución Energética -anunciada en el 2006- consistió en el reparto de bombillos de bajo consumo -por parte de un ejercito de "voluntarios cubanos": ¡Vaya mi sangre, venimos pa´traete la luz revolucionaria!- y ¡ Zuas..! hasta ahí llegó. En la capital hay apagones frecuentes y en el interior del país hay racionamiento eléctrico por horas. Cómo será de grave la cuestión, que en la Siderúrgica del Orinoco (SIDOR), una de las más importantes industrias básicas del país –nuevamente en manos del ineficiente estado- los hornos funcionan por turnos; algo nunca visto en lo que va de servicio en la planta.* De pasadita, le agregaron de coletilla el nombre de Alfredo Maneiro, (yo que lo conocí dudo mucho que estuviese avalando este proceso…) como si con cambiar nombres y poner consignas a todo se aligeraran los asuntos; mala costumbre de vieja data en Venezuela. No sé por qué me da la impresión que esta hiperbólica Revolución bolivariana se está pareciendo mucho a la Restauradora de Don Cipriano.

Esto de la falta de mantenimiento se ha extendido hasta la industria petrolera; ya son varios los incendios que se han presentado en los pozos petroleros y desperfectos en la petroquímica, pero estas noticias son bien filtradas por el gobierno revolucionario, para que no lleguen a la mayoría. Hasta el sindicato que agrupa a los trabajadores de la electricidad, hace meses dio la alarma de lo que podría sobrevenir si no se atendían los requerimientos de infraestructura del sector... Por lo pronto el ejecutivo ha creado un nuevo ministerio –más ineficiencia burocrática- para atender lo concerniente a energía eléctrica. El señor Vice-presidente de la república salió premiado y será a la vez el Ministro de esta nueva cartera tan compleja, o sea: ¡El que asa dos conejos…!

Si usted es gente pensante y vive con los pies sobre este planeta, estará acorde con que hay que usar adecuadamente los recursos -renovables y especialmente los no renovables- para que duren, alcance para todos y evitemos el catastrófico recalentamiento global, pero de allí a que el asunto se resuelva con el baño de totuma hay un gran trecho. Que no se nos pase esta otra recomendación: aprovisiónese de velas y desempolve sus mejores galas: ¡Volverán las cenas románticas a la luz del candelabro!

En definitivas y como decimos aquí, esto es el infierno venezolano:
Si hay agua, no hay luz, ni gas. Si hay luz, no hay gas, ni agua…y así ad infinitum.

*El directivo laboral suplente de la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor), José Jiménez, informó que con la intención de ahorrar energía desde la pasada semana en la acería se apagan siete hornos cinco horas al día. La medida de "contingencia" sólo afecta a las áreas de planchones y palanquillas, desde las 6 de la tarde hasta las 11 de la noche de cada jornada de trabajo. Según Jiménez, la intención es "desahogar" el sistema, por lo que se apagarán cuatro hornos de las áreas de fusión y tres de la sesión de metalurgia. (El Universal, 21-10-09)

Caracas, octubre 2009

19 agosto, 2009

LeyesExpress


Aquí en este bello país, la tracalería campea del gobierno pa´bajo y se aprueban leyes entre gallos y medianoche. En el segundo mandato de Carlos Andrés Pérez, sufrimos una hemorragia de decretos. Ahora la hemorragia es de leyes habilitantes que aceleren el Socialismo del Siglo XXI. “Por ahora”, van 27 aún que el país en el referendum del 2D/07 le dijo al proceso que no quería el tan alabado socialismo... Pero por lo visto –y está comprobado- aquí eso de elecciones es un saludo a la bandera y el comaandante junto a su comandita, hace lo que le viene en gana. Así, apuró a la Asamblea Nacional y solicitó que nuevamente lo vuelva a habilitar para sancionar las leyes acomodaticias que favorezcan sus programas.

Ahora, nos ocupa prioritariamente la Ley orgánica de Educación (LOE), promulgada el 15 de agosto de 2009, que tiene un discutible contenido por excluyente, anticonstitucional y anti-republicana. Vamos a decir las cosas como son: todo estado tiene el deber de velar por la formación de sus ciudadanos y toda educación y toda religión ideologiza. Lo que sucede es que la ideología que obliga a inculcar esta Ley es aquella que bulle en la cabeza del único mandatario, lo cual es altamente peligroso, porque ese señor no se distingue precisamente por su brillantez intelectual... Por allí escuché a la impuesta Alcaldesa metropolitana decir –sin sonrojarse y muy sonreída- que con esta educación “Venezuela tendrá no sólo un Chávez sino muchos chavecitos” … Ta´dicho..!

El problema que veo, aparte de la formación dirigida únicamente a los ideales del socialismo del siglo XXI, es el retroceso en cuanto a la competencia y filiación de los educadores y la estrechez mental que esta ley promueve; es decir impartir conocimientos que nada tengan que ver con el modelo democrático y mucho menos con lo social-capitalista. Lea la Ley con ojo crítico y avizor; lea entre líneas, para que note los strikes que nos están pasando. Sobre la historia patria se ejercerá una enjundiosa y estrecha supervisión: ya no tendremos nuestros sempiternos próceres; se cambiarán por próceres revolucionarios, (ya José Antonio Páez, está excecrado). Las fiestas patrias se modificarán acorde con los tiempos militaristas que vivimos. El malhadado 4F/92 dejó de ser un golpe de estado del gorilismo, para convertirse en una celebración nacional bajo el rimbombante nombre de Día de la dignidad nacional. Aquí ya se olvidaron del "Moral y luces", a pesar que sigue siendo nuestra primera necesidad; ahora enseñan una aberración llamada: Instrucción pre-militar.

Una cosa lleva a la otra; se avecinan días en que volverá la celebración de La semana de la Patria al mejor estilo Perezjimenista y veremos a nuestros párvulos, desfilar con sus banderitas trajeados de pioneros, a semejanza de los que ya existen en Cuba, Corea del Norte y China comunista.

En contrapartida, hay otros países que si se han dado cuentas que el muro de Berlín se fue al carajo hace ya 20 años. Por ejemplo, el recién estrenado mandatario estadounidense Mrs. Obama, va a implementar un programa que apunta a la excelencia educativa. En otras palabras: los gringos apuntan a la cima y nosotros apuntamos a la sima.

Otro punto de la LOE que causa escozor es el tema religioso: recordemos que nuestro estado es laico según reza en la constitución y la gratuidad y obligatoriedad de la educación la decretó hace tiempo, Guzmán Blanco (1870) Por consiguiente, está bien que en las escuelas públicas no se imparta ningún tipo de enseñanza religiosa; pero lo democrático –por aquello de la libertad de cultos- es no impedir la existencia de colegios privados que si lo hagan. Me parece mas lógico que el “proceso” aproveche todas esas enseñanzas que imparte la religión Católica Apostólica y Romana, ya que existen coincidencias en las predicas... Veamos: el amado líder dice, “Ser rico es malo”; su Santidad el Papa dice, “Ser rico es pecado”. La parábola de Jesús dice, "Más fácilmente entrará un camello por el ojo de una agua, que un rico en el reino de los cielos”. ¿Entonces?; cuál es el inconveniente que se siga divulgando estas creencias.

Empero, para hacer posible que el estado ponga a funcionar una Ley de este tipo y elimine los colegios privados (que a la final hacia eso apunta), debe tener los recursos humanos (maestros) y la infraestructura necesaria (edificios, transportes, dotaciones), todo un sistema para garantizar una educación de calidad y hasta los momentos no lo veo por ninguna parte. Como decimos en criollo: ¿Con qué culo se sienta la cucaracha? Es una cuestión de competencia: si los colegios públicos son mejores que los privados, sin duda que todos enviaremos a nuestros hijos a educarse a ellos, pero sucede que las mentadas escuelas bolivarianas, se están cayendo y no tienen maestros competentes. Muchos liceos adscritos a las misiones no están cumpliendo los programas completos, por falta de profesores en determinadas materias (física y química) y están graduando bachilleres a la machimberra sin haber cumplido los pensa completos. Las universidades “revolucionarias” gradúan profesionales en tres años (en la IV REP. tomaba de 5 a 7 años graduar un médico) La Ley pretende también, eliminar la autonomía universitaria, que data desde 1721 cuando se fundó la 1ra. Universidad de Caracas (hoy UCV): nacional, pública, republicana y autónoma.

Digo yo que, con el dineral que malbaratan regalando o que se roban, bien podrían emplearlo en construir granjas-escuela, o talleres-escuela, como decía Simón Rodríguez y con asistencia completa para los educandos: comedores, uniformes, asistencia sanitaria, etc.* En estos 10 años, cuántas escuelas de este tipo no se hubiesen podido poner a funcionar.

Recuerdo que mis hijos –por allá por años 70- hicieron toda su primaria en el Grupo Escolar Matías Núñez, que para ese entonces dependía de la municipalidad del D.F. Sin necesidad de revolución funcionaba en una edificación cónsona a sus efectos: amplias y perfectas instalaciones. Además había: ropero escolar, servicio dental y de salud, comedor, merienda con el vaso de leche, se cumplía el pensum como debe ser (clases mañana y tarde con maestras dedicadas a tiempo completo) y actividades extra cátedra (deportes, arte, etc). Como si todo eso fuera poco, tenia una República escolar (formando republicanos), de la cual mi sobrino -que ahora es médico- fue el 1er. presidente. Este grupo escolar público y gratuito no era el único que funcionaba excelentemente. ¿Cuándo y por qué se perdieron estas escuelas?

No podemos aislarnos de la sociedad global, a cuenta de querer adelantar a juro una revolución. No podemos meter al país en una burbuja. El experimento que hizo el Dr. Francia El Supremo, en el Paraguay debería servirles de escarmiento a estos obsecados, ya que no desean ver el atraso de la otra revolución caribeña que se empeñan en copiar. El mercado de trabajo cada día está más competitivo. La vida útil de los profesionales cada vez se acorta más, porque entra al mercado laboral un contingente de profesionales mejor capacitados.
¿Y nosotros?, aquí, inmersos en el oscurantismo, empeñados en pelear contra el progreso…

*Cosa que hace la fundación Fe y Alegría, por lo que merece un reconocimiento.Caracas, agosto 2009

21 julio, 2009

¡Dejadme morir en paz!


El acto más importante de nuestra vida es la muerte. Renan.

Para aquellos que no nos apegamos a creencias dogmáticas y actos de fe, consideramos que cada ser humano es dueño de su vida y de la ética con la cual la asume; pensamos -creo no equivocarme si uso el plural- que todos tenemos derecho a bien morir, entendiéndose por esto que no debemos padecer una prolongada enfermedad irreversible y una extenuante agonía.

Muchos han sido los casos de eutanasia discutidos en todos los medios. Hay países que no la admiten como Suiza, Francia, y Estados Unidos (salvo el estado de Oregon) entre otros, aduciendo que tal hecho va contra la ética médica. Hay otros países europeos como Holanda y Suiza donde la eutanasia está permitida y legalizada. En el Reino Unido se está revisando la respectiva ley. En USA, en los años 90 el Dr. Kevorgian fue juzgado por practicar la tanatología. En Latinoamérica los pocos intentos realizados sobre la materia (Colombia) no prosperaron. Si habita en un país latinoamericano tercermundista y dado el caso llegare a necesitar estos auxilios finales, prepárese a sufrir un calvario porque no tendrá nadie que lo ayude. Si acaso y bajo muy contadas excepciones, lo más que harán es suspenderle la vida artificial: ergo desenchufarlo y esperar la visita de La Parca. Empero le queda el recurso de darse el último viajecito a Uruguay donde la eutanasia está legalizada.

El último caso sobre el tapete (julio 2009) es el de una pareja de ingleses: un conocido director de orquesta británico Edward Thomas Downes ciego y sordo de 85 años y su esposa de 74 que padecía una enfermedad terminal. Se fueron a Suiza al centro de suicidio asistido Dignitas. Muchos son los casos que en Europa han causado polémica. En España hasta una película se hizo –ganadora de un Oscar: Mar adentro- sobre el caso de Ramón Sampedro, sometido por la ley a padecer durante 30 años. En Italia el caso de Eluana Englaro: una chica que vivó años vegetativamente, causó mucha polémica cuando su padre -después de innumerables intentos- logró finalmente la autorización legal, para desconectarle los aparatos que la mantenían “viva”. En Venezuela existió el caso de una chica que estuvo en vida vegetativa por muchos años, en el hospital Vargas.

Los creyentes dicen que sólo el Creador tiene derecho a quitar la vida, puesto que supuestamente el la otorgó y por lo visto es el dueño absoluto de sus creaturas. ¡Su sentencia de muerte no tiene apelación!... No comprendo por qué no se esgrime este mismo argumento en el caso de la guerra y la pena capital *, aceptadas con mucha naturalidad por casi todos. En la guerra hasta te condecoran por matar. Más contradictorio aún es que todavía se libran “guerras santas”, donde hasta se premia con el paraíso a quien mata en nombre de Dios. Por consiguiente, queda demostrado que los principios no son absolutos y que para bien o para mal, el fin justificaría los medios o sea: se justifica la guerra y la pena de muerte, pero es un sacrilegio la eutanasia.

En principio todos estamos a favor de la vida –no sólo la humana- y debemos velar por ella, pero esto no puede ser una obligatoriedad ni la imposición de unos valores sociales de parte de unos en detrimento de otros, para aquellos seres que se enfrentan a una situación extrema de vida artificial llena de penurias para sí y sus familiares...Además hay un derecho inalienable que se llama autodeterminación -que debería ser respetado en caso de vida o muerte- y que está por encima de cualquier creencia religiosa, o no ?

Nosotros, los venezolanos vivimos en una eterna paradoja: en Venezuela la ley no permite la eutanasia, pero cada fin de semana sólo en Caracas, mueren violentamente de 40 a 50 personas sanas, sin su consentimiento y no pasa nada…

* De los 191 países miembros de la ONU, 60 mantienen la pena de muerte; entre ellos, 47 son dictaduras o regímenes dictatoriales. (Fuente: Agencia EFE)

Caracas, julio 2009
Ilustración tomada de la web.

13 julio, 2009

Soberana indigencia



Según noticia de la BBC news, con fecha 30 de junio de 2009 que me ha dejado consternada, la pobre reina Elizabeth II del Reino Unido está al borde la indigencia. ¡Francamente!, cómo es posible que una señora que ocupa el lugar de la más acaudalada del mundo, esté pasando por semejante transe y tenga que humillarse ante el parlamento inglés en busca de caridad… ¡Que desconsiderados son sus súbditos!

Por fortuna en nuestro siglo, esos sistemas monárquicos funcionan como monarquías constitucionales ya que existe un parlamento que legisla y un primer ministro que gobierna. En Inglaterra para reafirmar la aristocracia existe la cámara de los Lores con escaños hereditarios de por vida. Así que esa pobre gente tiene su futuro asegurado. ¡Que tal vidorria se dan estos!
¿Entonces que pito tocan los reyes y las reinas ?

En los países nórdicos (Noruega, Suecia, Dinamarca, Holanda) donde todavía hay monarcas, es justo decir que esas casas reales son muy modestas y comedidas y los reyes y príncipes andan en bicicleta por las calles como cualquier hijo de vecino. Así que por ahora no comentaremos más al respecto. Los españoles aparentemente van por el mismo camino, o al menos han descendido a telenovela con lo del Príncipe que se casa con la plebeya y las Infantas trabajan como cualquier “maruja”. Del principado de Mónaco, ni hablar. Ya todos tenemos claro que eso es puro hollywood y casino: nada de sangre azul genuina y además esas princesas son pavosísimas, así que mejor no meterse con ellas.

Lo que es la casa de Windsor, se las trae en eso del dispendio y la dolce vita. La monarquía inglesa, cuesta a su país una buena boloña y por lo visto –según la queja de su realísima majestad- los churupos no alcanzan para el boato y deberá agotar también el fondo de reserva previsto para estos imprevistos. “El mantenimiento del palacio de Buckingham supera los US$1,1 millones; las funciones ceremoniales están por el orden de los US$ 664.000; el catering y hospitalidad tienen un costo de casi US$2 millones; mientras que las fiestas en el jardín se llevan US$996.000 y la comida y cocina real otros US$830.000” suma y sigue...”En las cuentas de la monarquía tampoco se incluye los gastos de viajes, que también pagan los contribuyentes y en el último año aumentó casi US$500.000. Es decir, de US$10.28 millones en 2007, la factura subió a US$10,77 millones.” (Sic)*

Pero me pregunto yo: cómo va a alcanzar para mantener esa catajarria de vagos que no trabajan y cuando “ique” lo hacen pantallean en obras benéficas, ONG y cualesquiera de esas actividades de interés social -en algo tienen que ocupar su tiempo- aparte del Polo, las regatas, el alpinismo, los viajes a lugares exóticos, las fiestas del Jet set, los desfiles de modas, salir en la revista Hello y todas esas extenuantes actividades. Hasta donde alcanza mi ignorancia, de esas estirpes reales no ha salido ni un investigador, ni un científico, ni un escrito, ni un artista de renombre. Deportistas si acaso, pero por divertimento, o sea puro desperdicio.

A pesar de todo, los súbditos de su majestad están dichosos y orgullosos de mantenerla -a ella y a Carlos el dandy irreverente con su adorada Camila- y lo continuarán haciendo, con o sin recorte presupuestario aplicado por el parlamento. Cuando el defenestrado Tony Blair trató de imponer ajustes a la corona y eliminar la cámara de los Lores salió con las tablas en la cabeza. A la plebe le encanta el boato y el oropel que nunca tendrá, pero que vive de retruque por ilusión y reflejo de la vida de los que sí lo pueden. Entonces continúen pagando porque la vaina va pa´ largo; Doña Isabel ya lleva 56 años encaramada en el trono y esas viejas duran hasta los 100 años, con todo y la vida de privaciones que llevan.

Nosotros como pueblo generoso que somos -tenemos petrodolares para regalar- deberíamos hacer una colecta pública (tipo Botellón) para ayudar a esa pobre señora que está pelando… ¡GSQ!


Caracas, julio 2009
*Datos y foto tomados del artículo al cual se hace referencia.

06 julio, 2009

Breve tratado sobre el despecho


Amo a quien me abandona porque me devuelve a mí mismo.
Unamuno.

¿Quién no conoce este vocablo?, y más aún ¿Quién no ha estado despechado nunca? Circunscritos al área caribeña donde la sentimentalidad se ha institucionalizado, hay que señalar que tenemos modismo propios de cada país para denominar este terrible mal: guayabo en Colombia y Venezuela. Despecharse se dice magüarse en Cuba y arderse en México y quién sabe cual más. Como será de insoslayable este sentimiento, que tengo entendido se ha socializado a través de los clubes de despachados, en México y Colombia. Tratados significativos acerca de las etapas del despecho con su correspondiente musicalidad, se han escrito profusamente.

Creo que no exista nadie en este mundo que por lo menos en alguna ocasión no haya pasado por la experiencia. Hasta los antiguos griegos contaban con Eros y Anteros. El despecho es intransferible y unidireccional. Corresponde al abandono amoroso y a diferencia del engaño, no va acompañado de ira o deseos de venganza contra el despechador. Muy por el contrario, va acompañado de congoja y adoración. No se odia al despechador. Mientras más rechazados nos sentimos más lo amamos. Precisamente eso es lo que nos impide salir del laberinto en el cual nos encontramos.

El despecho no solo se padece, también se escucha: rancheras, boleros y algún tango –en Colombia lo resuelven a ritmo de vallenato- generalmente acompañados de tragos y confesiones amistosas. O de la paciencia del barman habitual –que de estas cosas sabe mucho- y nos ayuda a sobrellevar el trance mejor que cualquier psiquiatra experimentado.

Los despechados de esta generación se encuentran en desventaja si los comparamos, con nosotros los de antes. ¡No concibo un despecho a ritmo de rock! o será que ahora estas cosas no se estilan y por consiguiente no hay música que las acompañe. ¿Dónde conseguir en estos tiempos una rockola con las rancheras cantadas por Javier Solis, o los boleros de Tito Rodríguez? Por supuesto, las nuevas generaciones carecen de estos referentes. No han escuchado ni siquiera por curiosidad melómana a Carmen Delia Dipini, a Lucho Gatica, a la Lupe, o a Edith Gourmeite. Debemos agradecer a José Luis, quien con sus remake ha logrado introducir timidamente el bolero entre las nuevas generaciones. Puedo afirmar sin que me quede duda alguna, que para nuestro sentir caribeño aplica mejor Tito que viene a ser algo así como el santo patrono de los despechados.

No es por desmerecer los sentimientos de personas de otras latitudes, pero un despecho acompañado por las baladas de Miguel Ríos por ejemplo, no tiene ná que ver comparado con El Puma y los Panchos. Las baladas son muy lindas pero carecen de la necesaria intensidad melodramática que junto con boleros y rancheras acompaña intrínsicamente al despecho. Despecharse musicalmente en otros idiomas complica más el asunto. Tengamos en cuenta que efectuar la traducción de lo que se escucha, termina por desconcentrarnos de nuestro sufrimiento.

Por si fuera poco, el guayabo se autorrefuerza con toda una parafernalia cursi que sirve de refugio al enguayabado o la enguayabada: fotomatón abrazaditos, lacitos de regalos, tickets de eventos que se disfrutaron juntos, tarjetas postales con palomitas, flores marchitas, cajitas vacías de bombones y fósforos, revolvedores de cocktails y así ad infinitum. Mención aparte merecen las cartas atadas con cintas y guardadas en el cajón de la mesita de noche, testigo de la correspondencia mantenida cuando no se había instalado el desamor.

¿Cuanto puede durar un guayabo? difícil precisarlo. A veces –y es lo recomendable- se mantiene hasta que un nuevo enamoramiento venga al rescate. Entonces tal vez, se nos dará una nueva oportunidad para volver a despecharnos. La cuestión es recurrente; hay despechados consuetudinarios. Parece que uno le coge el gusto a la vaina...

Para finalizar, los dejo en compañía del gran Tito Rodríguez pa´que se apuñalen bien:
http://www.youtube.com/watch?v=IrOCcjS3_LM


Caracas, 2005

08 junio, 2009

No somos ná..!



A Manuel Peñalver un avezado y culto líder sindicalista, que llegó a ocupar el cargo de Secretario general de Acción Democrática (1985) y Secretario internacional de la CTV; se le ocurrió decir una lapidaria frase que ya ha pasado a formar parte de la sabiduría popular: No somos Suizos, para hacer referencia a la falta de práctica democrática de los Venezolanos y aludiendo expresamente, a la resistencia al cambio que tenían, dentro de su propio partido, los jerarcas de ese entonces.

Todo esto viene a cuento, por un artículo publicado en la página web. de Libertad plena, podemos leer este titular: No somos noruegos. El articulista –muy acertadamente- compara nuestra situación con la de los noruegos y alude a la fábula de la hormiga y la cigarra * (para nosotros chicharra)…

Noruega es un pequeño país de 4 millones y pico de habitantes, nada ostentoso, sin desplantes de nuevo rico (como nosotros) y tiene en su haber –entre otras cosas- ser el 3er. exportador de petróleo del mundo después de Arabia Saudita y Rusia (nosotros llegamos a ser el 5to. ¿en cuál puesto estamos ahora?) y de paso no está alineado ni con la OPEP ni con la Unión Europea, o sea se defiende solito. Su empresa petrolera estatal (Statoil) por allá por el año 2000 fue privatizada en un tercio y por eso no perdieron la tan cacareada soberanía y manejaron sus recursos con criterio de escasez: tienen un alto índice de desarrollo humano, una altísima calidad de vida y su sociedad es la más pacífica del mundo.

Pero los gobernantes de este paraíso fueron harto previsores y como saben que el petróleo es un recurso no renovable, crearon una alcancía: el Fondo Soberano de Inversiones de Noruega (¡por algo son monarquía y el nombre debe ser rimbombante!) cuya alcancía actualmente tiene la bicoca de 300 millardos de dolarillos obtenidos del superávit de la venta de su petróleo. Muchos fueron los noruegos que protestaron a su debido tiempo porque no les bajaban los impuestos, teniendo tanto real guardado. “Ique” no veían los beneficios del petróleo; algo así como decir, ¡ahora el petróleo es nuestro! y yo quiero mi parte. Empero resulta que actualmente con la crisis que nos tiene a todos pelando, los noruegos están boyantes e incrementando sus inversiones a nivel mundial.

¿Y que pasó con nosotros el país rico y botarate? Nosotros que no somos “los pendejos” noruegos, sino unos “muy vivos” venezolanos, que tuvimos cuando la IVREP. un Fondo de Inversiones para la Estabilización Macroeconómica (FIEM) para cuando llegara la época de las vacas flacas, que para el 2001 contaba con 6.500 millones de dolarillos. Con el incremento del precio petrolero hubiese podido seguir creciendo, pero el desgobierno revolucionario tuvo la genial idea de cambiarle el nombre y utilizarlo para financiar gasto público; es decir los megalomaníaticos proyectos del coma-andante. En el proceso le redujeron el nombre a Fonden, le redujeron el fondo y lo que supuestamente serviría a futuro como un colchón compensatorio, quedó convertido en colchoneta al raspar la olla, así que no vamos a tener ni para paliar la hambruna que vendrá (entiéndase soberanía alimentaria). Lo que teníamos ahorrado para invertir, se fue por el desaguadero -como PDVSA- financiando misiones: dádivas al extranjero, compra de aceptación internacional, regalos dispendiosos, tours de los jerarcas del proceso con familia incluida y pare usted de contar.

La chicharra sigue con su alharaca, especialmente en su programa de los domingos. La hormiguita noruega recibe ahora los beneficios de su buen criterio. ¡Es que los venezolanos nos la sabemos todas!


* Fábula de Esopo, de la cual hay varias versiones: La Fontaine, Samaniego y Disney entre otros.
Caracas, mayo 2009

20 abril, 2009

I want to be your friend



Dicen que vale más una imagen que mil palabras. Si nos da por elucubrar de una imagen se puede sacar miles de palabras, como las que aquí se adelantan, para interpretar una fotografía reciente. De seguro se podrá obtener también múltiples interpretaciones...

Recientemente se suscitó la reunión de la V Cumbre de las Américas en Trinidad. Esta reunión tuvo especial relevancia por que allí coincidieron los mandatarios regionales, entre ellos –el más protagónico- el presidente de los EE.UU. por ser la primera vez que acude a esta cita. Como era de esperarse, mister Obama y el señor Chávez tuvieron “la dicha” de encontrarse, tal como lo demuestra la fotografía que pasaremos a interpretar.

La foto muestra, dos personajes masculinos de pie. El de la izquierda delgado y alto: mister Obama.. El de la derecha de estatura normal, y gordo: el señor Chávez. Uno está muy atildado de flux negro -el saco abierto- camisa blanca y corbata azul. En la solapa un pin con la bandera de su país. Todo el atuendo debe ser de marca. Por supuesto que el chaleco antibalas está oculto. El otro de apariencia informal con una franela roja rojita. Encima una chaqueta tipo militar o muy de cacería -una camisa de fuerza es lo que parece por lo ajustada que se le ve- de color azul marino. Toda la tela de la confección es anti-proyectiles, como es de esperar. En el pulso del brazo izquierdo luce un elegante reloj. El presidente Obama no estrecha completamente la mano del señor Chávez, sino que con el dedo índice estirado señala el libro que se le ofrece. Atiende a su interlocutor sin verlo directamente a los ojos; parece hacer un comentario a la audiencia o quizá al fotógrafo. El presidente Chávez, aprieta firmemente la mano de su par, a la vez que ríe muy complacido mirándolo directamente a la cara. Con las otras manos libres ambos sostienen el libro. A simple vista es imposible descifrar los datos del volumen.

La cara de mister Obama, no refleja mucha emoción. Mas bien aparece un poco sorprendido (este acto no fue programado) y serio. Tiene el entrecejo fruncido. Su gesto parece decir: ¡Vaya, vaya! con que estás sacando provecho a tu conveniencia. ¿De qué va esto? Acaso este bocón pretende congraciarse con nosotros, después de tanto despotricar. ¡Descubrió el agua tibia con su regalo! Ese libro tiene unos 30 años de atraso. ¡Más vale me hubiese regalado Doña Bárbara! La cara rubicunda y la amplia sonrisa del señor Chávez refleja su contentura, como si dijera: ¡Negrito, pana querido!, aquí te traigo este librito* pa´que no te quede duda de que I want to be your friend y para que te adoctrines en nuestro “avanzado” pensamiento revolucionario.

Hasta aquí lo que demuestra la foto. Luego los noticieros pasaron el video del encuentro. Ya no hubo más intercambio -el uno porque no habla español, el otro porque no entiende inglés- y la sesión estaba por comenzar. El presidente Obama, agradeció el obsequio, puso el libro sobre la mesa y se sentó a lo mejor pensando: ¡Vamos a lo que vinimos! Tengo mucho trabajo en Washington. Además me esperan Michelle y las niñas… El presidente Chávez, dio media vuelta y regresó a su sitio, quizá mascullando: ¡Tengo a Dios agarrao por la chiva!...Jódanse señores presidentes, me les adelanté. Se creían ustedes, que yo no iba a figurar…

*el libro en cuestión es: Las venas abiertas de América latina, de Eduardo Galeano. Un best-seller que todos leímos por allá por los años 70. De paso, el libro regalado está en español (¿?)

Caracas, abril 2009

09 abril, 2009

Fahrenheit 453






Francamente que yo de este proceso revolucionario espero todo lo improcedente o "políticamente incorrecto" que se les pueda ocurrir. A gente que utiliza las instalaciones de la Casa Rómulo Gallegos (CELARG) para poner puestos de ventas de Mercal, debe parecerles muy normal acabar con el patrimonio de las menguadas bibliotecas públicas del estado Miranda (El Nacional, 29 marzo 2009) y vender los volúmenes para manufacturar pulpa de papel. Barrunto que con esta venta se subsanará la escasez de papel higiénico existente en los mercados capitalinos. ¿Será? En Carora a los libros desincorporados de la Biblioteca pública Riera Agüinagalde les metieron candela.

En fin, que al ciudadano gobernador del estado Miranda –por supuesto adepto al proceso- para efectuar una cónsona entrega de la gobernación del estado a su sucesor oposicionista -elegido en febrero de 2009- no sólo optó por “raspar la olla” del erario público, sino también rasparse los bienes culturales. Así autorizó la venta por carretadas (entre 2007-08), de más de 60 mil volúmenes; entre ellos las obras completas de Rómulo Gallegos. Imagino que para el ex-gobernador, este exabrupto tiene sentido especialmente al tratarse de obras de Gallegos de tan acendrada índole venezolanista; aparte de que el personaje en su desempeño público, fue ejemplo de dignidad y formación democrática, lo que colide con los programas de adoctrinamiento del actual régimen.

Esto de la destrucción de libros no es nada novedoso. Se ha estilado desde los griegos y la edad media, hasta nuestro días, sobre todo en gobiernos autoritarios que necesitan imponer sus dogmas a toda costa, sin espacio para otro pensamiento. Los materiales audiovisuales (films, grabaciones, CDS, etcetc) también han sufrido este abuso.

Llamó la atención, el mutis realizado por el Director de la Biblioteca Nacional, para ese momento: mi colega, bibliotecólogo Fernando Báez (con varios libros en su haber relativos al tema: Historia universal de la destrucción de los libros y La destrucción cultural de Iraq (2004), cuando fue abordado por nuestros periodistas en su momento, indicó no saber nada del asunto. Empero en el diario La Nación (abril, 2005) señaló -entre otras cosas- en una extendida entrevista sobre el tema:

No creo que se trate de ignorancia, como suele pensarse. Mi tesis es que destruyen libros los que reconocen la importancia de los libros. Los biblioclastas saben que, sin la destrucción de los libros y documentos, la guerra está incompleta, porque no basta con la muerte física del adversario. También hay que desmoralizarlo. Sin destruir los libros no se termina de ganar la guerra...

En este caso, extrapolar a nuestra realidad bien viene a cuento: ¿Acaso no tiene el proceso una guerra contra todo los establecido? ¿No es esa la idea? Arrasar con todo lo vigente, para “ique” instaurar un nuevo orden político, social y cultural. Borrón y cuenta nueva. Liquidar el democrático derecho a la información veraz y plural. "Por ahora" vamos contra los libros, luego le tocará el turno a otras manifestaciones culturales: ¡el teatro es peligrosísimo! Ya nos amenazó el ciudadano Ministro de Cultura: ¡basta de cine capitalista! Hay que dejar el campo libre de obstáculos -revitalizar el milenarismo- para la imposición de los nuevos ideales revolucionarios.

En cuanto al Colegio de Bibliotecólogos y Archivólogos de Venezuela, que brilla por su ausencia en el medio cultural y por su indiferencia al respecto, no hubo dolientes y ningún comentario fue recogido; salvo una que otra declaración aislada de profesionales del ramo o personas de la cultura no oficialista.

Pero por fortuna, el muerto si tuvo dolientes. Escritores de el Grupo Relectura y algunas personas que trabajan en las bibliotecas de Miranda, se han puesto en autos para recolectar nuevamente volúmenes que se destinarán a enriquecer los acervos afectados. (Tal cual, 8 de marzo 2009) Tengo entendido que pronto se iniciará una campaña pública, para donaciones por parte de los ciudadanos. Sí deseas colaborar, aparta unos cuantos libros de tu biblioteca -ya hayas leído y creas pueden ser útiles a otros- y ve preparando tu paquetito.


Caracas, abril 2009

31 marzo, 2009

Por la maleta se saca el pasajero



Es de todos sabido, la importancia estratégica de la política exterior de un país, así como también lo es la importancia que para la concreción de esa política tienen los representantes diplomáticos en los organismos internacionales y las embajadas. Por ello se estila designar en los países de alto perfil (léase: de peso en el contexto internacional), o bien a avezados profesionales de carrera (actualmente sólo quedan 5 profesionales de ellos), o bien a personalidades del mundo de la cultura.

Ante cuando éramos un simple país democrático y nos llamábamos República de Venezuela a secas, cumplíamos mal que bien esas premisas. Así entre los inquilinos de la Casa Amarilla estuvieron: Juan Germán Roscio (nuestro primer Canciller), Ignacio Luís Arcaya, Efraín Shat Aristiguieta, Simón A. Consalvi y Enrique Tejera París, para nombrar unos pocos. Embajadores de la talla de Mariano Picón Salas (escritor) que también nos representó ante la UNESCO en París, J.L. Salcedo Bastardo (historiador) y Lucila Palacios (poetisa) entre otra mucha gente valiosa. Así como México y Chile, tuvieron como embajadores a Octavio Paz y Pablo Neruda respectivamente. La revolución cubana en sus inicios, puso en su embajada en Francia nada más y nada menos que a Alejo Carpentier.

¿Y a nosotros quiénes nos representan en el exterior? Para muestra basta un botón: nuestro actual flamante Canciller en una ocasión llegó a Sao Paulo y armó tremenda protesta oficial porque los representantes del Itamaratí no estaban para recibirlo. ¡Qué pena con ese señor! Así nuestro embajadores no pueden ser menos. En su mayoría son chafarotes incondicionales al caudillo colocados allí no para representar a nuestro país, sino para representar a la revolución bolivariana y subvencionar la creación de cuanta organización extremista aparezca con intenciones de defenderla.

Hay un refrán que dice: piensa mal y acertarás. Así, soy mal pensada y me muero de la risa con imaginar a nuestros diplomáticos castrenses, pasando vaporones en los condumios oficiales. Sabido es que en los cuarteles el rancho no se sirve con finura ni se acatan modales para el yantar; o sea que lo aprendido a través de los años se convierte en hábito. Por consiguiente, debe ser para coger palco verle la cara a nuestro embajador en l'Élysée, sentado en una lujosísima y larga mesa, con toda la cubiertería napoleónica y el pobre –con la servilleta de babero- sin saber por dónde comenzar. En la recepción de fin de año en el Palacio de Buckingham, imagino a uno de los integrantes de nuestra representación revolviendo los cubitos de hielo del wisky con el dedo y después chupándolo, abriéndose paso a codazos para llegar a la bandeja de los pasapalos y reclamar porque no hay hallaquitas de chicharrón. Cuando esté pasados de palos, se empeñará en darle el abrazo de feliz año a la pana Elisabé, siguiendo el ejemplo de su amadolider...

Para confirmar la regla habrá sus excepciones, en especial del lado de las señoras embajadoras, a quienes quizá se les habrá ocurrido coger un cursito relámpago de etiqueta y buenos modales –para mejorar el desempeño de sus consortes- o leerse el Manual de Carreño, que para los efectos también sirve.

Cuando el dolar a 4.30 -o sea en la IV Rep.- a los venezolanos nos acogían en todas partes con los brazos abiertos y en muchos países no requeríamos visado. Ahora con eso del terrorismo, el narco-tráfico y uno que otro país sospechoso de proteger guerrilleros, etarras y mantener estrechos lazos fraternos con países talibanes (entre los cuales desgraciadamente nos contamos), las cosas se nos han puesto color de hormiga.

Ahora, cuando llegas a la taquilla de una aduana en el exterior -después de hacer la cola de los indeseables- sacas tu pasaportito así disimuladamente y se lo das al oficial. Él te mira de arriba abajo y comienza con el interrogatorio: ¿De dónde viene? De Caracas, respondes bajito para que no se enteren los de la cola. ¿Qué viene a hacer; por cuantos días; tiene todas las vacunas? Muéstreme los dientes; ¿a dónde llegará; cuanto dinero tiene ? Abra el maletín, ¿qué es eso, contrabando? No, es un roncito que le traigo a mis amigos. Ante esta andanada de preguntas, el venezolanito se cohíbe cada vez más y para sus adentros se encomienda a San Judas Tadeo, las Animas del purgatorio y al paisano José Gregorio, para que el energúmeno de la aduana le selle el pasaporte y no se le ocurra devolverlo como a otros tantos sudacas apestosos, de los cuales ahora formamos parte. Si te llegan a detener, olvídate de llamar a tu delegación: trabajan sólo de 9 a 11am, no atienden en otros horarios ni en días feriados y si por una de esos ignotos designios de los dioses llegan a tomar el teléfono, el funcionario encargado de esos asuntos, no vino hoy.

No me voy a extender en el servicio que se presta a nuestros coterráneos en estas delegaciones. Si aquí en la capital no se consigue un pasaporte, sin la consabida coima ¿Qué quedará para esos consulados o embajadas? Así estamos en el contexto internacional. Tratando por todos los medios, mejor dicho por medio de los petrodólares, de obtener una aceptable figuración. Pero morimos en el intento, gracias a nuestra poco idónea representación exterior.

Si dicen que por la maleta se saca el pasajero y por su cuerpo diplomático se saca el país.


Caracas, marzo 2009

27 febrero, 2009

Al violinista lo bajaron del tejado



PUna noticia aparecida en la sección de espectáculos del diario caraqueño El Universal, de fecha 26 de febrero de 2006 señala que la reposición del anunciado espectáculo El violinista en el tejado -a presentarse en el Aula Magna de la UCV este fin de semana- aparentemente no se llevará a efecto por falta de acompañamiento musical.. ¡plop!
Resulta que este show; otrora presentado en Broadway (1964), en Caracas (2005 y 2006) y llevado a la pantalla (Jewison, 1971), no es idóneo para ser visto por el público venezolano, ya que su “peligroso” argumento y ambientación se desarrolla –según la novela del escritor ruso Sholom Aleichem- en una aldea donde conviven judíos y ortodoxos rusos. ¿Qué tiene de particular tal hecho? Sencillamente que dado el ambiente de “tolerancia y buen gusto” con que se maneja la cultura revolucionaria bolivariana, la directiva de la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho (¡pobre Sucre, debe estar revolviéndose en su tumba!) consideró conveniente no participar en el espectáculo, dado que la mencionada organización está subvencionada por el Estado y no se vería adecuado –ni conveniente para los intereses de la orquesta- contravenir la política cultural bolivariana, pues parece ser que ahora y no antes se percataron que el asunto provenía de los semitas. Por si fuera poco, a los músicos de esa organización que pretendieran “matar un tigre” con el Violinista en el tejado, los presionaron con una asistencia obligatoria, el mismo día y misma hora a un ensayo.

Comencemos por aclarar que ésta orquesta sinfónica, como muchas otras organizaciones culturales, siempre han contado con subvenciones del Estado venezolano y que el Estado no es el gobierno. Por otra parte tanto los señores de la orquesta como los encargados de dirigir la política cultural del país dan una clara demostración de mediocridad y estrechez mental, propia de estos regímenes revolucionarios. Es de todos conocidos los hechos de las revoluciones culturales, en China, la anterior Unión Soviética y Cuba: escarnio público, prisión, y ostracismo para escritores, bailarines, cineastas, pintores, músicos y cualquier cosa que sea vanguardia creativa.

La música es un lenguaje universal. La música une el alma de los pueblos y sirve para enaltecerlos. La música no puede ser utilizada, tal como hizo Hitler -que la emprendió con Wagner, antisemita confeso- para sus despreciables fines políticos. Grandes maestros contemporáneos de la música, Zubin Mehta y Daniel Barenboim se han distinguido por usar la música para la paz entre los pueblos. Barenboim (afamado director de orquesta y pianista, judío) con su amigo Edward Said (músico palestino ya fallecido) formaron la Foundation Barenboim-Said, entre otras cosas para el diálogo y la reflexión. En sus programas figura la maravillosa orquesta juvenil: West-East Divan conformada por judíos (de varios países) entre ellos israelitas y árabes (de varios países) entre ellos Palestinos. Maravilla ver como estos muchachos y muchachas dirimen sus diferencias a través de la música que los une. Aquí unos burócratas fachos se hacen eco de las prédicas segregacionista y chovinista emanadas desde Miraflores. Las instrucciones no se aplican expresamente, pero si mediante el mal ejemplo que cunde, y moviendo “sutilmente” los hilos de las subvenciones estatales. En meses pasados se ha visto como las organizaciones israelitas en la capital han sufrido violentos ataques –provenientes de las bandas revolucionarias armadas- quiérase reconocer o no, por la postura pro-palestina adoptada por el gobierno a raíz del reciente problema de Gaza, que finalizó (¡esperemos que así sea !) con el asalto a la Sinagoga principal. Luego –dándose golpes de pecho- saldrán los adalides de la democracia representativa y popular, a desmentir públicamente la intencionalidad política de unos hechos que están a la vista de todos.
Lo menos que se puede esperar de los músicos y directores del Sistema Nacional de Orquestas de Venezuela y entre ellos el maestro Abreu, o el joven director Dudamel (que ya no depende de una subvención estatal) es que protesten semejante exabrupto. De existir, el maestro Vicente Emilio Sojo no se quedaría callado. ¡Ya le hubiera dado varios bastonazos a esos indignos genuflexos! En su tiempo, se le enfrentó al dictador Marcos Pérez Jiménez, cuando la Orquesta Sinfónica Venezuela inauguraba la Concha Acústica de Bello Monte. ¡Yo no le toco el himno a ese carajo! dijo y entregó la batuta.

Infiero que la Orquesta Gran Mariscal de Ayacucho en adelante no interpretará a: Mayerbeer, Mendelssohn, Hálevy, Strauss (padre e hijo), Mahler, Offenbach, Sömberg, Gerswin, Berlin, Copland, Berstein y pare usted de contar, porque son compositores judíos. De pasadita topamos con Verdi que, aunque no tenía na´que ver con los israelitas, se le ocurrió escribir Va pensiero.

Este asunto no debemos tomarlo a la ligera. Los talibanes que están solapados en cualquier parte, comienzan su cacería de brujas por una aparente insignificancia y después nadie sabe dónde ha de llegar. Abundan las experiencias de este tipo en otras latitudes. Inserto en este escrito un significativo poema del pastor luterano alemán Martin Miemöller, víctima de tales persecuciones (desde 1937 a 1945 estuvo en los campos de concentración de Sachesenhause y Dachau)

Cuando los nazis vinieron.
Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio, porque yo no era comunista,
cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata,
cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté, porque yo no era sindicalista,
cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté, porque yo no era judío,
cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar...
A mí sólo me queda revirar, para no incurrir en lo que señala el poema. No podemos ser indiferentes a estas malhadadas situaciones. De alguna forma hay que demostrar el desacuerdo: ¡Yo a los conciertos de esa orquesta no voy…! Y por fin, ¿hay o no hay unos cañoneros para el Violinista?



Caracas, febrero 2009

20 febrero, 2009

Reinitas y compañía



Todavía quedan algunas cosas gratas en mi ciudad. Al menos para mí es muy reconciliador ver las bandadas de periquitos que cruzan nuestro contaminado espacio. Vivo en la urbanización Colinas de Bello Monte. La verdad es que no sé si aún está tan bello, pero monte si que hay. Es decir todavía tenemos bastante vegetación circundante, lo que es un alivio entre tanto cemento. Allí anidan, Pericos, las escandalosas Guacharacas y las delicadas Reinitas.

Es muy lindo ver y escuchar a los alborotadores periquitos mudarse de un árbol a otro; escuchar las Guacharacas cuando hacen eco de los cornetazos de los autos y las sirenas de las ambulancias o de la policía. De pronto un Cristofué solitario, lanza su recordatorio vespertino. En especial me complace la visita que de mañanita hacen las Reinitas a mi cocina. Diariamente les pongo alpiste y las muy resabiadas nunca faltan al desayuno. ¡Hay el día que olvide ponerles, o que se acabe la ración! arman tremendo escándalo en reclamo. Las más osadas (esta especie es muy amigables y confiada) entran hasta la sala, revolotean y vuelven a salir por el ventanal.

El los meses de intenso calor (aquí no podemos hablar de estaciones ya que sólo tenemos dos: clima seco y mojado) que va de abril a junio, las Cigarras (también llamadas Chicharras o Cocoas) comienzan su concierto de zumbidos abdominales todas las tardes, lo que acrecienta la canícula. En los meses lluviosos se escucha uno que otro croar de unas ranitas verdes pequeñitas, que hasta han tenido la osadía de llegar a los a los apartamentos de los pisos superiores. ¿Cómo han trepado hasta allí ? Para terminar el concierto, nos haría falta un gallo madrugador, pero creo que eso ya es mucho pedir.

En esta ciudad toda cemento, con tan pocos parques o plazas con verdes sombras, es un privilegio tener todavía sectores de la ciudad rodeados de vegetación. Por eso reclamo a los podadores de árboles, (por aquí andan una cuadrilla dependiente de la Alcaldía de Baruta, que de paso se hace llamar: Municipio Ecológico ¿?) que supuestamente colaboran al ornato de la ciudad o “ique” a la prevención de accidentes, talando –de mala manera- árboles supuestamente enfermos; reclamo a los muchachos que les da por colgarse de alguna ramita incipiente o caerle a las hojas sin razón alguna y con aquellas personas que consideran las macetas como depósito de desperdicios y lo que es aún más desagradable como cenicero para sus colillas de cigarros.

¡Vainas de mi ciudad!


Caracas, febrero 2009

11 enero, 2009

Librepensadora






"Imagina que no hay cielo / Es fácil si lo intentas / No hay infierno debajo de nosotros / Encima, sólo hay firmamento"... Imagine. John Lennon.
Me subo a ese bus...!!

 Las religiones (en plural),  son más los daños que han hecho a la humanidad, que los beneficios aportados. Deberían sino prohibirlas al menos restringirlas al ejercicio privado.. Nada de concordancia con el estado. ¡Nada más peligroso que una teocracia! Que se defiendan solas y paguen sus impuestos como cualesquiera otra organización; que las feligresías las mantengan. "Al que le guste su celeste, que le cueste" 

CCSS, enero 2009
Ilustración tomada de la web.

01 enero, 2009

Una inocente florecilla



La visión inconfundible de Caracas, está íntimamente ligada a la montaña que la ampara: El Avila. Esta hermosa montaña constituye un Parque Nacional, protegido desde los años 50. Cuenta con una diversidad de fauna y flora. Esta última ha sido estudiada desde la época colonial, comenzando por los naturalistas: Humboldt y Bompland, hasta nuestros días con Pittier y otras múltiples organizaciones ecológicas privadas y gubernamentales que se ocupan de estos menesteres.

Una de las gramíneas más famosas que se encuentran en El Avila, es el Capín Melao (Melinis minutiflora), que en su época de inflorescencia produce una espiga de florecillas coloradas que por la época dicembrina le otorga a la montaña un precioso matiz. Para unos es anuncio de que se está acercando la Navidad, pero para otros, es señal de que hay que sacar el pañuelo y atender las consecuencias de la rinitis alérgica, que nos produce. O sea que con la llegada del Capín melao –y la brisa fresca que baja en las madrugadas- a los habitantes citadinos se nos pone la estornudadera a millón, o se nos alborota el asma y todas esa secuela respiratoria que tiene que ver con este tipo de padecimiento.

Varias anécdotas acompañan a la florecilla: cuentan que Andrés Bello, el único criollo que se atrevió a subir a la Silla de Caracas con Alejandro Humboldt, debió regresar antes de lo pensado por causa de la alergia que le produjo la florecilla. Otros dicen, que la semilla fue traída desde Francia por nuestro afrancesado presidente Guzmán Blanco, para ser sembrada en la montaña. Esto último es poco creíble ya que la planta fue estudiada y clasificada con años de antelación por los naturalistas Humboldt y Bompland.

El caso es que al pasar de los siglos, la planta ha prosperado en la montaña y los caraqueños estamos atentos a la aparición de sus flores, para bien o para mal...


Caracas, enero 2009