21 mayo, 2015

Operación colchón





La señora Fiscal General de la República  bolivariana, etc, etc. en acto celebrado el viernes 15/05, con motivo del proceso para la designación del cupo universitario, dio a entender claramente según una desafortunada declaración que: "Antes las mujeres tenían que entregar parte de su cuerpo para obtener un cupo" (Sic). Es decir vulgarmente que las venezolanas de antes, nosotras  las que obtuvimos algún grado universitario, nos valimos de una "operación colchón", para graduarnos... ¡Protesto! Qué manera de generalizar y descalificar de forma gratuita, al sistema universitario del país y del pofesorado sólo para intentar justificar, de mala manera, la intervención por parte del Ejecutivo en las universidades autónomas. Por otra parte ¿La  Fiscal no se da cuenta que mediante tal aseveración deja en entedicho la obtención de su título y que ésta es una expresión sexista ofensiva para las venezolanas.
Probablemente antes como ahora, se encuentren profesores indignos que intenten sobornar a sus alumnos, de una forma u otra, pero tal no es la generalidad del profesorado ni  del alumnado...Por mi parte, lo que entregué en la UCV fueron mis neuronas gracias a los excelentes profesores que tuve, un equipo de total lujo comenzando por Don Mariano Picón Salas, la querida  proesora  Blanca Alvarez y  terminando, no por menos meritorio, con Don Pedro Grases. 

La mayoría de las mujeres de este país han dado muestra de integridad y solvencia moral allanando el camino a través de la historia, para que mujeres como la señora Fiscal sea la primera en ocupar tal cargo.  Lástima que su actuación no será recordada ni como meritoria ni como descollante, como para que todas nos sintamos orgullosas... Los y las machistas (que las hay),  tendrán ocasión de decir: ¡Con una bastó y sobró! 

No deseo terminar -ya que de mujeres me ocupo- sin una breve acotacion sobre la Unión Nacional de Mujeres. La Ministra para la Mujer blablabla, pregona acerca de esta organización que ahora es gubernamental  y totalmente dependiente del partido de turno. Cuando en  realidad se fundó la UNM por allá por los años cincuenta, era apartidista e integrada por féminas  de todos los estratos y creencias, que no se  vendìan ni canjeaban su cuerpo por favores. Allí hicieron labor social  y política a favor de los derechos femeninos: Olga Luzardo, Isabel Carmona, Belèn Sanjuan, Argelia Laya, Rosa de Ratto-Ciarlo, Ana Luisa Llovera, entre las que recuerdo.

La casta socialista gobernante  continúa empeñada en desacreditar y modificar a su antojo, los hechos  que conformaron la era democrática del país y pretenden hacer ver -para engaño de incautos  ignorantes- que antes nada existió, que todo ha sido creado a partir de ellos, que existen por generación espontánea y no deben nada a las generaciones anteriores.



Caracas, mayo 2015
Foto web.








1 comentario:

Myriam Paul dijo...

Me uno, América a la protesta contra la pseudo Fiscal General de la República del desgobierno actual. Para mí no merece ni que se nombre. Una mujer que diga que "Antes las mujeres tenían que entregar parte de su cuerpo para obtener un cupo", no merece llamarse mujer. Tiene otro nombre quien piensa de esa manera. Todas ingresamos y nos graduamos con mucha dignidad. Allá quienes juzguen y generalicen de tal forma. ¿Será la única que conocen?

Abrazos,

Myriam