31 diciembre, 2013

Cañonazo.


Despedir la noche vieja y recibir el año en la Plaza Bolívar de Caracas, es una tradición que data de comienzos del siglo pasado, cuando hasta los Presidentes asistían al evento. Lamentablemente ésta costumbre se fue perdiendo a medida que la ciudad se  hizo cosmopolita y todos los problemas de una gran urbe nos arrinconan en casa. Otra costumbre que data de 1910 era avisar la llegada del nuevo año con un cañonazo estruendoso, que se lanzaba desde La sede de la Escuela Militar, situada en el cerro de La Planicie y retumbaba en toda la ciudad. ¡Hay un aguinaldo tradicional que recuerda éste evento! Escuchar el himno nacional en todas las radios del país el 31 de diembre a la medianoche en punto, sólo es cosa nuestra; jamás lo he visto en otras partes.

Las costumbres se modificando con el correr de los años. Actualmente se estila subir a la Urb. Valle Arriba y en su mirador, desde donde se divisa toda la ciudad, ver el espectáculo de los fuegos artficiales...El cañón que avisa la llegada del nuevo año  ya no se escucha por los ruidos de: cohetes, cohetones, triquitraquis y tumbaranchos,  que los vecinos acostumbran a usar para el evento. Amén de las alarmas de vehículos que se disparan. Hoy en día son otros cañonazos los que se escuchan desde el mismo cerro, convertido en santuario de peregrinación revolucionaria… Lamentablemente la inseguridad reinante y el caldeado clima político no nos permite fraternizar como sería deseable y abrazar a todos nuestros vecinos en esos sitios públicos. Así, la usanza de recibir el año en la plaza Bolívar –por los motivos antes señalados-  se ha sectorizado y en algunas Alcaldías capitalinas, los Alcaldes con sus familias van a la plaza de su circunscripción a  recibir el año; por ejemplo en la Plaza Francia (Altamira)... La política ha invadido abusivamente nuestras vidas; ya la idea no es confraternizar en esa fecha – antes, cada quien llevaba algo de beber, o comer y se compartía con los presentes, intercambiando abrazos y mejores deseos- ahora se hace proselitismo políticio y se presentan shows en la plaza Bolívar y en algunas otras, para hacer más atrayente la ocasión y convocar a la gente.

Lo que si mantenemos es la ruidosa bienvenida del año: el cielo capitalino se ilumina totalmente de tantos fuegos artificiales que los caraqueños lanzan y el bullicio festivo en las casas, invaden de alegría la ciudad.

http://www.youtube.com/watch?v=bB3506wLWU0

Caracas, noche vieja de 2013
Foto de sacada de la web.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, tiempo sin pasar por aquí.Aprovecho para desearte un feliz año. Abrazos. Franz.

Myriam Paul dijo...

Lo que dices sobre el "cañonazo" del 31 de diciembre, lo viví en mi infancia en casa de mi abuela en El Conde. Era una felicidad inmensa para todos, menos para los niños que caíamos rendidos en la amplia cama para dormir. Recuerdo que no me gustaba que me despertaran con el ¡FELIZ AÑO, FELIZ AÑO! pues me caía de sueño.
Linda remembranza, América. ¡FELIZ AÑO PARA TI!
Muchos abrazos,

Myriam