08 junio, 2008

El David encarnado



Entre todas las esculturas del gran Bunarroti, el David es favorita de muchas personas. Intuyo que especialmente de las mujeres. La primera vez que lo tuve enfrente quedé boquiabierta. Es la perfección del cuerpo masculino representado en mármol. Finalmente he dado con esa misma perfección en carne y hueso…

Hace muchos años estuve de pasaditas por Lisboa. Fue en una larga espera de un trasbordo de avión. Un grupo de señoras aprovechamos y en una vagoneta nos fuimos a dar una vuelta por el centro de la ciudad. Bella, limpia. Sus habitantes atentos. Recalamos a tomar un aperitivo en un bar. Conversamos. Hasta que tuve que decirlo. ¡Han visto la cantidad de hombres buenosmozos y bien plantados, que hay! Entre risas todas coincidimos. Si en cinco horas, en un pequeño perímetro y a vuelo de pájaro hemos visto tantos hombre atractivos, no nos quedó otra que acordar que los portugueses como varones, son apetecibles. Para muestra basta un botón, los futbolistas: Figo y Cristiano Ronaldo, y miren que en estas canchas ¡se ve cada tipo!

Fanática del fútbol no soy. Generalmente, sólo veo partidos finales de grandes eventos. Siempre voy a Brasil en los mundiales. Así conozco lo básico que hay que conocer de este deporte para distraerme. Hasta ahora que las cosas cambiaron, a causa de uno de ellos. El centrocampista no.7 reconocido goleador, ganador de varios trofeos que lo acreditan, (el mejor jugador del mundo 2008) presente en equipos europeos de alta competencia que se lo disputan: Cristiano Ronaldo. Nacido en Madeira (1985) físicamente perfecto, no tiene nada que envidiar a un galán hollywoodense. ¡Cuidado si los supera! Nada le sobra ni le falta. El contorno de su rostro, el perfil, la boca, lindos dientes, una encantadora sonrisa, una prominente manzana de adán para que no queden dudas de su masculinidad. Cuerpo atlético: 1.84 mts. de estatura, espectaculares piernas, fornido y musculoso. El resto de la descripción corporal aparte de los glúteos que se notan, queda a la imaginación y dudo mucho que defraude. Todo este pocotón de testosterona viene empaquetado en un derroche de simpatía y modestia.

Como la mayoría de esos jugadores, salió de la nada para superarse –no debe ser fácil- a fuerza de constancia. Entró a jugar en la liga internacional a partir del 2003. Hasta los momentos ha dado demostración de profesionalismos y seriedad. Un joven correcto y poco vanidoso. Con lo fácil que es perderse en feos vericuetos, cuando se es tan endiosado. Y como dije, gracias a Cristiano Ronaldo, ahora procuro no perderme el fútbol y ver a esa divinidad echa hombre desplazarse con energía por todo el campo y lucirse como contundente goleador. O sea que lo disfruto plenamente, claro, en lo que está a mi alcance. ¡Amalhaya quien pudiera!

Nada que para mí el David reencarnó y a falta de honda, lleva un balón en los pies. Cristiano Ronaldo, “se las trae” y deja bien en alto su patronímico. Le deseo todas las bienaventuranzas del mundo. ¡Chicas, no se lo pierdan!, eso si es un macho-man y no el espantapájaros que tienen al lado. Véanlo jugar, fíjense bien -para todas alcanza- y no dudo que de ahora en adelante, dejen pasar un partido donde él aparezca.


Caracas, junio 2008

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy simpáticas y como dices "bizarras" tus crónicas de actualidad.

Seguiré leyendote. Saludos de un "escuálido"

Santiago dijo...

Cuidado, no generalices definiendo un mundo de espantapájaros y busconas, podrías herir corazones románticos.