02 diciembre, 2014

Barbie revolucionaria.




  Incongruencias y eso que llaman “desviaciones del proceso”, constatamos a diario:  personeros del régimen de turistas en Disney; fotos de las compras en los Champs Elysee; viajes en aviones del estado con niñeras y el séquito familiar; derroche en cenas en los más caros restaurantes del mundo; bodas y agasajos al mejor estilo burgués. Mas como la finalidad  de esta hermosa revolución es que todos emparejemos,  se promueve la venta de electrodomésticos los cuales son repartidos en rebatiñas populares que terminan en trifulca; o se hacen interminables colas en los centros comerciales para adquirir eso que llaman ropa de marca de un comercio globalizado que tanto se combate en dichos pero no en hechos...  Empero, como nada puede escapar al control del estado, se decreta el “Plan Navidades Felices” y se decide que toda niña que viva en esta maravillosa revolución tiene derecho a obtener –sin siquiera escribir la carta al niño Jesús- una muñeca Barbie, es decir: El gobierno socialista de Venezuela ha impulsado la venta masiva de muñecas Barbie justo en temporada navideña. Madres, abuelas y niñas han venido desocupando las estanterías decoradas por las Barbies, a lo largo y ancho de Caracas, cuando se enteraron de que el gobierno ordenó a grandes almacenes y tiendas de cadena a vender la codiciada y escultural muñeca de plástico a precio de ganga durante esta temporada navideña… En cuestión de minutos, las compradoras barrieron con las existencias de Barbies, vendidas al módico precio de 250 bolívares; unos 2.50 dólares de acuerdo con la tasa del mercado negro del dólar. “ (Sic)
                                                                                                                                 
 Si algo representa al Imperio del cual tanto se denigra, es la mentada muñequita. ¿La gente de Miraflores ya no recuerda  que en una ocasión el cadávereterno denigró de ella y la llano “esa estupidez de Barbie”? La controversial muñeca, ya pasa los 50 años haciendo las delicias de todas las niñas del planeta, con su ajuar: implementos y boy friend adicional, salvo que en esta oportunidad, Kent deberá ser sustituido por el muñequito del cadáver eterno, que también se encuentra a la vent. No voy a señalar a profundidad lo evidente: para empresarios y comerciantes todas estas promociones oficialistas implican pérdidas. Se desalienta las importaciones de productos, incentivando la crónica escasez que padecemos.  En asuntos de  ideales y principios la cuestión me parece de doble moral. Se incentiva las compras navideñas características del consumismo  y por otra parte oficialmente no se acepta la colocación de pinos, porque según los revolucionarios, tal no es nuestra tradición.  Por lo visto en estos asuntos navideños como en muchos otros, vale más el populismo... Es más fácil mantener a las masas engañadas con el cuento decla guerra económica: anestesiada, sumisa, contenta a fuerza de dádivas ( todo aquello que de  réditos para la indefensión   aprendida),  que ejemplarizar  mediante  actitudes consistentes.

No sé porqué, esto me recuerda a los conquistadores que cambiaban a nuestros indios espejitos por pepitas de oro. Ahora el estado socialista cambia votos por espejismos.



Diciembre 2014 
Foto de la Web.


1 comentario:

Myriam Paul dijo...

Hola, América. Por supuesto que es doble moral la que siempre ha tenido el oficialismo del desgobierno venezolano. Como bien dices, la Barbie representa al imperio al que se denigra. Pero esa es la política sucia: que tira la piedra y esconde la mano. La que le niega la venta del petróleo al imperio y luego les pasa la factura por los MM de barriles diarios vendidos a esa misma y vilipendiada potencia. Todo porque "Business is business". País norteño del que se desprotica y al mismo tiempo fascina a los oficialistas, quienes bailan felices en las calles, porque les encanta casi que vivir allá. Y para demostrar esa falsa "moralidad-patriótica-socialista"
basta la muestra de la venta barata de la Barbie, tal como bien la describes en tu excelente crónica. Vuelven a tirar la piedra gringa, pero esta vez para ganar los votos de las pobres mamás y abuelitas, cegadas por las luces de "Broadway". Otherwise, why do they make such a kind of Business?

Abrazos,

Myriam