24 marzo, 2011

El crucifijo en las escuelas italianas no viola los derechos humanos.





Así comienza la noticia publicada este mes de marzo 2011 en BBC.news, en relación con la sentencia que dictó el Tribunal de Derecho Humanos, de Estrasburgo, después de tantos ires y venires. El asunto es de vieja data, desde 2009, cuando una madre finlandesa protestó e interpuso una demanda porque la escuela pública donde estudian sus dos hijos se negó a retirar un crucifijo del aula. La señora indicó que eso atentaba contra sus creencias. La primera demanda llevada ante la misma Corte, dio la razón a la Sra. Lautsi de nacionalidad finlandesa y sentenciaron: "el objetivo de la educación pública es fomentar el pensamiento crítico" y el Estado no debe imponer creencias” (sic), pero la diatriba no quedó allí. Nuevamente hubo una contrademanda por parte de una comunidad italiana y ahora el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, revoca la sentencia anterior y da la razón a los italianos de lo que resulta: “en cuanto que, el crucifijo es un símbolo que no divide sino que une (¿?) y su presencia, también en las escuelas, no representa una amenaza para el laicismo del Estado, ni para la libertad religiosa” (sic). Esta sentencia no es comunitaria por lo que sólo aplica a la república italiana, donde por costumbre y no por otra cosa, ponen el crucifijo gracias a que así se determinó en tiempos del Duce; como en España se hizo en tiempos del Caudillo. Actualmente -con o sin sentencia- esta costumbre está erradicada en España, ya que el estado -a dios gracias..!- es laico practicante. En Francia está prohibido por ley cualquier tipo de manifestación religiosa en las escuela públicas y hasta los velos de las alumnas musulmanas se condenaron.


De aquí en adelante, muchas opiniones salieron al tapete. Por supuesto que el Vaticano aplaudió la sentencia. Otros la protestan. Pero los argumentos esgrimidos por los que están a favor me parecen muy contradictorios, especialmente los del T.D.H.y por los involucrados, es decir los representantes del Vaticano… El Tribunal Europeo de Derechos Humanos,  considera que :"el hecho de tener la cruz colgada en las aulas no ejerce influencia alguna en los alumnos y no viola los derechos de las familias no católicas siempre que no se usen con ánimo de adoctrinar“(sic) ¿Estos son ingénuos, o se las dan de..? Si no ejerce ninguna influencia, para qué coño está allí... Es de todos conocidos el impacto que lo símbolos tienen sobre las personas, sean comerciales, religiosos, o políticos. De no serlo no fueran utilizados. Así que no me vengan con que el crucifijo no significa mayor cosa para un niño que pasa 5 o 7 años de su vida asistiendo a un aula. Claro, la figurita no va a matar a nadie, pero su simbología es innegable, o es qué ya olvidamos el efecto subliminal de los símbolos o insignias. Y los que menos deberían olvidar esto, son los representantes vaticanos o acaso olvidaron el símbolo del pececito aquel, que usaron los primeros cristianos..Si según el Tribunal: "el crucifijo es sobre todo un símbolo religioso, pero no hay ninguna prueba de que su visión en los muros de un aula escolar pueda tener influencia sobre los alumnos"(sic) (¿Contradictorio, no ? ¡Que “perla” de alegato..!) Entonces según esta sentencia, podremos colocar una estrella de David, una cruz Copta, o una cruz Gamada, total son sólo signos, inocuos y pasan desapercibidos… Me gustaría saber la opinión de Umberto Eco, semiólogo de profesión, sobre este puntilloso asunto.



Por mi parte aboco por un estado laico y republicano, que instruya en tales principios. El que desee inculcarle a su descendencia tal o cual religión o lo hace por su cuenta, en su congregación, o lo mete en una escuela religiosa... Es más considero que los billetes del Imperio no deberían decir “in god we trust”, frase que se oficializó a partir de 1957. Acaso en ese país no hay ciudadanos que son ateos, ¿o es que el ciudadano que no confíe en Dios –tal como lo indica el billete- no se le considera estadounidense? Es muy válido que cada quien practique sus creencias y costumbres: sociales, políticas y religiosas, lo que no me parece válido es que el estado u otros individuos traten de imponerla. La decisión del D.H. de Estrasburgo es sesgada y tendenciosa, además de establecer un precedente lesivo y discriminatorio en prejuicio de aquellos que tienen el derecho a no creer.






Caracas,marzo 2011


nb: La ilustración, sacada de la web. ¿Estará permitido ponerla en las escuelas?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que tal..? pasé a leer y saludarte..En vez de ocuparse de esto, deberían llevar a ese tribunal,a los curas abusivos, no ?

abrazos, Franz

Los Cuentos de Tía Mymi dijo...

En ese caso, pienso, hay que ver, comenzando por la ausencia y presencia de la religión, en qué tipo de escuela inscribo a mi hijo. Si soy ateo, entonces lo meto en una laica. Si soy religioso, lo registro en una que se avenga a mi religión. ¡Y Sanseacabó! Una vez, mi sobrino, siendo católico fue a un Camping judío y tuvo que "imitar" los rezos de los judío. "Adonde fueres haz lo que vieres". Sin tanto rollo. ¿Y él perdió algo con eso? No, simplemente aprendió un poco de los niños judíos, pues CONVIVIO con ellos en vacaciones.¡Y todos contentos!
Abrazos,

Myriam