16 mayo, 2010

Los baúles del Generalísimo.



Según ordena la Gaceta Oficial No. 39.402 del 13 de abril, que contiene el decreto presidencial No. 7.375 -que también instruye al Ministerio del Poder Popular para la Cultura para que sea el ejecutor del mandato- se “expropian” los 283 tomos que forman parte del archivo histórico de El Libertador y los 63 del archivo personal de Miranda, a la Academia Nacional de la Historia y estarán bajo la potestad del Archivo general de la Nación. La ANH cuidó de los archivos del General Miranda (Colombeia) desde 1927, por decreto del entonces presidente Juan Vicente Gómez y de los archivos de Bolívar desde 1999, por decreto de Rafael Caldera.

¿Para qué, se preguntará usted como yo?, ¿es que acaso allí estarán mejor mantenidos y resguardados que en la academia ? Según señala el decreto: “el objetivo del traslado es rescatar la memoria histórica de las luchas de liberación del pueblo venezolano, las cuales han sido, dice, "ocultadas por factores políticos contrarios al proceso revolucionario” (SIC) y como para que no quede ninguna duda al respecto de los móviles netamente politiqueros que pesan sobre este asunto: "Para nadie es un secreto que muchos de los voceros de la Academia son francos opositores al gobierno revolucionario. No es que eso sea un peligro, porque hay libertad de expresión absoluta, pero la historia en manos de gente opuesta es fácilmente manipulable", dijo por su parte a Efe el director del Archivo General de la Nación, Luís Pellicer.” (SIC) *
A confesión de parte…

Precisamente lo que preocupa a historiadores y eruditos, es lo fácilmente manipulable que pueda ser la información, habida cuenta que bien sabemos como nuestra historia es interpretada y distorsionada por los rojos, rojitos a favor de su causa… Por ejemplo: el caso José Antonio Páez. Aquí podemos abrir un paréntesis y comentar que gracias al “traidor”, “vende patria” y “oligarca” llamado J.A. Páez, el Sr. Presidente puede sentarse en la silla de Miraflores; porque si esto fuera como otrora la Gran Colombia, que ni de vainas estaría el Comandantepresidente donde está. Hecho el comentario, continuemos...

También pude leer en la entrevista efectuada al curador del AGN -un militar por supuesto- que los documentos van a ser digitalizados, conservados a la temperatura ambiente requerida y colocados en el mobiliario, acorde a estos fines. ¡Qué bonito me suena esto!, pero mi larga experiencia profesional y los hechos que a diario constato me indican que todos los archivos y bibliotecas del país (principalmente dependientes de organismos oficiales) están en la carraplana. Me gustaría saber cuál personal va emprender esta labor en la AGN; espero que se cuente con la experticia de los Archivólogos venezolanos y no que inventen un barrio adentro con el archivo de la ANH y pongan la labor en manos de “expertos” cubanos, que mucho más atrasados que nosotros están en estos menesteres. La cooperación es buena y necesaria, cuando se agotan los recursos propios. No cuando se utiliza con fines ajenos al interés nacional.

En todas las declaraciones sobre el asunto, noto que se trata a la ANH como si fuera un ente ajeno al país y sus miembros conforman una secta maléfica que pretende desvirtuar nuestro glorioso pasado. La ANH es una de las instituciones culturales más antiguas de Venezuela, fue creada por Decreto del Presidente Juan Pablo Rojas Paúl el 28 de octubre de 1888 y entre sus individuos de número figuran personalidades de dilatado reconocimiento, tanto dentro como fuera de nuestro país: Guillermo Morón, Blas Bruni Celli, Ramón J. Velásquez, Simón Alberto Consalvi, Manuel Caballero y Elias Pino Iturrieta (su actual Presidente) y dos damas: Ermilia T. de Veracoechea e Inés Quintero, entre otros.

Ahora bien, que esas personas no avalan el cuento patriotero que impone la revolución bonita y que por ello le pasan factura -o retaliación, o te espero en la bajadita- a la institución, es más que evidente. ¡Cómo se hace si la gente pensante decide pensar por sí sola! Ojalá sea cierto que la “expropiación documental” sea para mejorar. Empero cada vez que veo donde mete su manopelua el proceso la cosa no es como para garantizarlo.
¡Pobre Generalísimo nunca lo hemos tratado bien! Ahora también, su nombre figura en una organización revolucionaria para la supuesta formación del “hombre nuevo”. En cristiano, para el adoctrinamiento de los jóvenes... El prócer tanto que cuidaba sus macundales. Cada vez que viajaba - y viajó bastante- su principal empeño era enviar los baules con documentos y libros por delante, con un montón de recomendaciones... Si no lograba transportarlos los encargaba a sus más apreciados amigos. Aquí dejo un dato interesantísimo:

La UNESCO acordó en reunión efectuada en Petroira, Sudafrica (2007) incluir La Colombeia dentro de su programa “Memory of the Word”, destinado a rescatar importantes archivos y bibliotecas del mundo y favorecer su difusión. Los archivos de Miranda, son ya por lo tanto patrimonio de la humanidad.

*Datos tomados de: Diario el Periodiquito, 12 Mayo 2010


Caracas, mayo 2010

2 comentarios:

Los Cuentos de Tía Mymi dijo...

Excelente artículo,América.
Es triste ver cómo para fines de la Revolución Bolivariana, los Archivos Patrios vayan siendo desvirtuados por gente inescrupulosa que adapta la Historia a su propia conveniencia.
Afortunadamente los Archivos de Francisco de Miranda,han sido publicados hace ya muchos años.
No podrán torcer la Historia los "manopelúas", pues la Verdad siempre sale a flote.

Abrazos y felicitaciones por tu estupendo Blog,

Myriam

Anónimo dijo...

Querida amiga, nuevamente acertaste..

Un abrazo, Franz